fbpx

La ruptura traumática se puede prevenir

manos

La ruptura traumática se puede prevenir

La ruptura traumática se puede prevenir 1271 2048 Eva Diez

Cada ruptura es totalmente diferente a las demás.

Es cierto que la parte traumática llega cuando una de las personas está totalmente feliz con su pareja, haciendo planes de futuro, ilusionado, y de un día para otro se encuentra solo/a.

Es difícil que las personas en general tomen conciencia para hacer prevención antes de que suceda la ruptura, es decir, que hagamos un trabajo personal para tener todas las áreas de nuestra vida fuertes, para cuando un acontecimiento que no depende totalmente de nosotros nos suceda, poder afrontarlo de la mejor forma.

Fortalecer nuestras redes sociales, hacer contactos, mantener el ocio y tener tiempo libre para hacer algo que nos apasiona (ya que todo el mundo no tiene la suerte de que su trabajo sea su gran pasión), además de cuidar la parte laboral al menos para ser mínimamente independiente y sentirse realizado, tener nuevos proyectos profesionales, etc. En general no es algo que mucha gente se plantee.

En ocasiones la comodidad hace que las personas entren en rutinas y no sean conscientes de que si pierden a su pareja, realmente lo pierden todo porque las demás áreas no tienen una base sólida.

¿El divorcio es negativo?

Aunque claramente va en descenso, aún quedan personas que sienten que estar divorciado es algo negativo y prefieren aguantar con una mala relación por no “bajar su estatus social”. Estas creencias son muy difíciles de cambiar ya que es la educación que han recibido desde muy pequeños y seguramente es el patrón que siguen de sus progenitores.

La ruptura con la pareja es un tema muy sensible, ya que se tienen unos esquemas muy fuertes y grabados a lo largo de toda la vida.

Muchas personas buscan pareja pensando en que necesitan a alguien para tener ciertas ventajas, pero en cantidad de ocasiones no existen estas ventajas, sino todo lo contrario.

Por ejemplo:

Intimidad y complicidad; sucede a veces que las parejas no se llegan a comprender y no tienen esa intimidad ni relaciones sexuales.

Estabilidad y seguridad; muchas personas se sienten cuidadores o cuidadoras de la pareja, o sienten que tienen que repetirle las cosas muchas veces, porque uno de ellos es muy desordenado o no hace las tareas domésticas.

Intercambios positivos también vemos multitud de parejas con la queja de que no reciben mensajes positivos ni elogios, lo podemos ver en nuestros entornos más cercanos.

Por último, una persona que estimule, apoye, que haga críticas constructivas, cuide, nos aporte sus valores y que además coincida con los de la pareja, etc… sería la situación ideal a la que toda persona debería aspirar, aunque sabemos que en muchas ocasiones no se cumple.

Reflexionemos:

¿Cómo somos en pareja? ¿Exigimos lo que nosotros mismos no damos? ¿Nos extrañaría si hoy mismo nuestra pareja finaliza la relación?